domingo, 14 de agosto de 2011

Kalimotxo talibán.

Vale, reconozco que en ocasiones tengo comportamientos propios de un talibán con respecto al vino, pero vamos a llevarnos bien ¿no? Hace unos días, a la hora de la comida, salía una noticia en el telediario acerca del mejor vino para hacer un calimocho (también conocido como el cubata del pobre). La receta es básica: vino, hielo y la bebida de cola que todos tenemos en mente (si se pagan unos anuncios, pongo la marca), cada uno con la medida que más le guste; pero hete aquí que por San Fermín y con el fin de "¿dignificar?" dicho combinado, se realizaron por Vizcaya una serie de catas de vino para elegir el que mejor para realizar el mejor calimocho. ¿Comorl?  ¿M'xplique? ¿Qué tiene de "indigno" un calimocho?







Eso para empezar. Y segundo, ¿desde cuándo existen catadores de calimocho?, ¿dónde dan el título?, porque estoy viendo cursos de sumiller y en ninguno de ellos, pero en ninguno, veo nada acerca de este licor. Lo digo, más que nada, porque  al menos para esta faceta del vino, puedo aportar experiencia previa, bueno, yo y media España..., eso si, tengo mi propia receta que creo que es bastante buena.

El vino ganador del evento, es un tinto con crianza de Jumilla (Murcia), ya que (y esto es textual) "el sol que reciben sus uvas, hacen que el vino tenga más fuerza y sea perfecto para combinar". Con dos. O sea, tu poniendo cuidado del terreno en el que cultivas, como cuidas la vid, que lo que aquí importa es que le pegue bien el solano para que el vino tenga cuerpo.

He estado buscando el nombre del vino y/o de la bodega por puro interés, pero no lo he encontrado, no sé, entiendo que cada vez hay menos bodegas que realicen vino a granel por hacer vino a granel (otra cosa es que  haya bodegas que se crean que hacen buen vino y no pasan de eso, de granel); a excepción hecha de Mister Simón y otros acólitos; pero creo que no pasa de ser un descrédito que elijan a tu vino como ideal para hacer calimocho, por el mero trabajo que te ha llevado hacer ese vino.


Si partimos de la premisa de que el calimocho (o kalimotxo) es una bebida que se prepara por tres duros, no veo el sentido a gastarme dinero de más, y a día de hoy, mucho menos cuando en cualquier supermercado te lo venden hecho (y en algunos hasta fríos).


He dicho y mantengo que el mejor calimocho, con mal vino (sin que llegue a ser vinagre), y alguna vez he discutido acerca de ello. No hace mucho me daban como argumento que con el paso del tiempo yo mismo he pasado de tomarme cubatas con el güisqui de Segovia a tomarlo con whisky inglés, y que este último es el que mejor me sabe. Y es cierto. Pero también es verdad que ahora me puedo permitir pagar una ronda de cubatas de whisky, al igual que algún que otro también me gusta tomarlo solo o con hielo, y que sería capaz de atizarle con la botella al que lo mezcle con cualquier refresco (ya dije que era un poco talibán), y que conste que yo mismo, con culines de alguna botella de vino y de refresco, he hecho calimicho "de luxe", y que está bueno, pero que no tiene mucha más ¿calidad? que el que preparo a partes iguales de vino y chispa de la vida, con hielo (a poder ser macizo).  


Y no hay más.


Salvo que te quieras llevar un botellazo...





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Y tú, ¿qué es lo que opinas? Deja un comentario. Quizás te ha gustado mucho, o quizás no estés de acuerdo y quieras dejarnos tu punto de vista, siempre será bien recibido.