domingo, 1 de abril de 2012

Oveja descarriada

Me vengo riendo entre dientes desde el supermercado, con las bolsas colgando de las manos. 


A ver, uno tiene sus tiendas de referencia donde te dan a probar sus vinos, te aconsejan, te apuntas a su club o a su página web y de vez en cuando les compras una botellita de  vino (dos si el vino es bueno); pero el vino en un supermercado es tarea distinta: puedes ir todos los días, toquetear las botellas, cambiarlas de sitio, dártelas de entendido aún sin tener idea alguna de vino (y se te nota, créeme). Puedes incluso darte el lujo de coger las botellas y cambiarlas a tu libre albedrío, si antes estaba en el expositor con el resto de botellas, ahora las pongo delante de la pescadería, o de la carnicería. Puedes incluso coger varias añadas y colocarlas unas junto a las otras con el fin de ver si han cambiado las etiquetas (o no), y si tienes un ojo avezado -del cual yo carezco-, hasta saber si el vino es bueno o solo para cocinar.


Esta pedazo de burrada con la que alguno puede fliparlo in HD-colors, es lo que nos hacen a nosotros en cualquier supermercado. Y digo bien, en cualquier supermercado (así, remarcado).


Por cercanía a casa, voy a uno de una cadena que nos dice cuando ha llegado la primavera, cuando tenemos que ir a las rebajas, y demás, creo que no hace falta dar más pistas, no me seáis cortos de ingles....
El caso, estoy en la cola para que me cobren y me doy cuenta que en la caja tienen abierta una botella de vino. Según avanzo, puedo ver la etiqueta: Viña Tondonia Reserva 2.001, casi ná, a 25€ la botella. ¡Vaya un homenaje que os váis a pegar! le digo a la cajera. "No, si lo han devuelto porque está malo" me responde.
La verdad es que nunca he tomado un viña Tondonia, pero sé que no es ni por asomo un vino cualquiera, y que la bodega es de las más respetadas en la Rioja, no dudo que alguna botella le salga "mala", pero me resultó extraño. La botella estaba entera, no le faltaba vino. Estaba incluso descorchada, el corcho aparentemente estaba bien, sin suciedad ni manchas de vino, me faltó el canto de un duro por pedir la botella y echar un trago de vino porque, entre nosotros, esa botella estaba bien.


No quise darle más importancia, al fin y al cabo la botella no era mía ni se pretende que en todos los supermercados tenga que haber un especialista en vinos.  Una pena. 


Me marché dándole vueltas a la cosa, al fin y al cabo la imagen que vende el supermercado es de una calidad "exquisita". El caso que vino a mi cabeza este editorial de la enóloga Cristina Alcalá, que habla acerca de la relación entre bodegas - tiendas - supermercados/grandes superficies, de como el pequeño comercio esta acongojado ante la venta de vino en grandes tiendas, no solo hace peligrar sus propios márgenes de beneficio (incluso la existencia del negocio), si no por la calidad de servicio y del propio vino. 
El caso es que me he echado la cámara (el móvil que es más discreto) y he obtenido los siguientes resultados (siento la calidad de las fotos):


Foto nº 1:



Frente a la pescadería.


Bueno, pues aquí nos venden Viña Pomal como si fuera un paquete de azucar... y el cartel (se ve un poco mal), pone "Sabores de la Tierra". Hombre de la tierra de Paula y de la mía, un Barbadillo y un Verdejo.

Foto nº 2:

Frente a la carnicería

Aquí mezclando Valdepeñas, con La RIoja y Ribera del Duero, muy bien colocadito, frente a la carnicería, con la leche detrás...


Foto nº 3:



Esta me encanta, uniendo, mezclando y removiendo España. Solo han acertado con Aragón (arriba a la izquierda), un vino de Cariñena "jóven" del 2.009. A la derecha y según estos señores, Toro, provincia de Zamora; se encuentra en Castilla-La Mancha. Si os fijáis en el cartelito, pone Castilla la Mancha, ¿a quién?.
Estante central, mi preferido, de izquierda a derecha, un moscatel de Navarra, un chardonay de Huesca, dos de verdejo de Rueda y un blanco de Navarra. Ahí, concentrando el norte en una sola balda, la de Navarra, mira que yo sacando pecho por ser castellano-leones, y resulta que soy navarrico.

Foto nº 4:



Os prometo que las botellas ya estaban colocadas así, en orden cronológico. Estuve revolviendo un poco a ver si encontraba la del 2.008, no la encontré.

Me quedé tentado de hacer más fotos, pero creo que con estás son más que suficientes

No dudo que mirando a la peseta, las grandes superficies puedan ofrecerte un precio más que competitivo para un mismo vino, pero el tratamiento que esté recibiendo el vino, me hace sospechar que es muy irregular, por no decir malo.

Y yo que me niego a ser una oveja obediente del rebaño....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Y tú, ¿qué es lo que opinas? Deja un comentario. Quizás te ha gustado mucho, o quizás no estés de acuerdo y quieras dejarnos tu punto de vista, siempre será bien recibido.